Loading...

LIDERAR EL AUTODESARROLLO Y EL CRECIMIENTO

MÁXIMO DESEMPEÑO

Como líderes de equipo sabemos que alcanzar los resultados, las métricas y ofrecer el máximo desempeño son una prioridad de nuestro rol dentro de la organización. Nuestros esfuerzos, conocimientos y gestión deben enfocarse en aumentar el potencial de cada uno de los colaboradores llevando al equipo por la senda del alto desempeño. Ahora bien, cabe preguntarse si: ¿el desempeño de mi equipo está relacionado con el bienestar de los integrantes? y además ¿es responsabilidad del líder el grado de bienestar de su equipo?  

BIENESTAR INTEGRAL

Sin duda el bienestar del ser humano está íntimamente relacionado con su desempeño. No podemos alcanzar nuestro máximo potencial sin antes asegurarnos que nuestra vida es balanceada y que las diversas dimensiones de nuestra existencia son observadas y atendidas de forma constante. Si las variables desempeño y bienestar se encuentran tan íntimamente relacionadas y son dependientes una de la otra,  entonces debería ser prioritario para un líder de equipo la observancia continua del estado general de sus colaboradores. Efectivamente el líder debe ocuparse del bienestar de los seres humanos que integran su equipo y más aún ayudarlos a interiorizar la importancia del autocuidado.

Lidera a tu equipo desde el bienestar Herramientas y acompañamiento

LIDERAR EL AUTODESARROLLO Y EL CRECIMIENTO

 

Trabajar en el bienestar integral del ser humano requiere como toda práctica de una metodología y de herramientas consistentes. Estas herramientas deben tener como objetivo:  encaminar el proceso de crecimiento y empoderamiento de cada persona procurando respetar la naturaleza y los ritmos de cada quien: todos provenimos de una realidad distinta, con experiencias vividas que nos diferencian a unos de otros; comprender y aceptar esta realidad nos aporta para vivir una vida más saludable. 

 

Para llevar estas herramientas a todas las personas y generar un cambio verdadero en nuestra cultura, se necesitan líderes que vivencien el autodesarrollo y guíen con el ejemplo.

 

 

Liderar desde el bienestar y con el compromiso de alcanzar nuestro máximo desarrollo, nos demanda una mirada integral del ser humano. No está en juego la responsabilidad de alcanzar las metas y cumplir con nuestros retos, este es el faro que nos impulsa, en tanto que surge una pregunta profunda y fundamental: ¿Cuál es la forma integral de alcanzar nuestras metas?

 

Esta pregunta no solo tiene que ver con procedimientos o con técnicas de efectividad, tiene relación directa con la manera en que gestionamos todas las áreas de nuestra vida personal y cómo este proceso se relaciona con el gran reto de ser competitivos.   

 

Podemos recurrir a múltiples visiones del ser integral desde diversos enfoques teóricos e investigativos, pero todos concuerdan en un punto fundamental y esto es que el liderazgo del bienestar debe analizar al ser humano desde una mirada biopsicosocial, que incluya todas las aristas que hacen a los humanos plenos. El ser humano es integral y cualquier esfuerzo por entenderlo desde una sola dimensión impide lograr su máximo potencial.  

 

Nuestro marco de referencia para el abordaje de este liderazgo orientado al desarrollo parte de la investigación e implementación práctica del modelo SPIRE, desarrollado por Tal Ben Sahar (PhD in Organizational Behavior and BA in Philosophy and Psychology from Harvard) quien plantea una mirada del ser humano integral desde 5 dimensiones:  Espiritual (S), Física (P), Intelectual (I), Relacional (R) y Emocional (E). .

 

 

 

UN BUEN LÍDER ENSEÑA A GESTIONAR EL BIENESTAR PROPIO.

 

El automatismo puede llegar a ser una de las características más perjudiciales para el ser humano y este modelo promueve la idea de que cada persona es el propio guía de sus procesos de vida, sólo basta con responsabilizarnos de nuestra realidad por medio del auto estudio (observación, evaluación y plan de acción), la práctica y la constancia que nos hacen comprender que ya contamos en nuestras propias manos con todas las facultades para vivir en bienestar, evitando así mantener una relación de dependencia con las condiciones externas y beneficiando nuestra autonomía como personas.

 

Como líderes no podemos hacer el trabajo por el otro, pero si podemos apoyarlo y facilitarle nuestra compañía y presencia. Es por medio del acompañamiento y el uso de herramientas versátiles que el líder ofrece a su equipo un ambiente de desarrollo que propicia el alto desempeño y también aporta a una vida llena de balance, satisfacción y felicidad. 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Top