Loading...

DINÁMICAS ROMPE HIELO

 Romper el hielo-Entrar en calor

En todo proceso grupal es esencial “entrar en calor”, esta aseveración nos hace entender la importancia de “romper el hielo” esto es lograr superar los primeros momentos en que el grupo aún no se siente cómodo y necesita de un dispositivo lúdico que los dinamice. Los ejercicios para romper el hielo pueden ser una forma eficaz de iniciar una sesión de formación, un evento de creación de equipos o una reunión semanal.  Por el objetivo que perseguimos con estas dinámicas es necesario que sean altamente interactivas y muy pero muy divertidas, recordemos que ayudan a que los participantes se conozcan entre sí y se identifiquen con el propósito del evento o la reunión.

Si una sesión de este tipo está bien diseñada y dirigida, puede ayudar a que las cosas empiecen de la mejor forma. Al conocerse unos a otros, conocer a los facilitadores o líderes y aprender sobre los objetivos del evento, la gente logra involucrarse más y rápidamente logramos tener un ambiente distendido en el que la mayoría se siente cómodo.   

Como facilitador, el secreto de una sesión o una buena dinámica para romper el hielo está relacionada con proponer dispositivos lúdicos sencillos y apropiados para todos. En este sentido la premisa “menos es más” aplica de forma extraordinaria para la planificación de un rompe hielo. No olvidemos la importancia de que las personas se sientan bien y disfruten de la experiencia. 

¿Cuándo utilizar los rompehielos?

Las dinámicas rompen hielo se pueden utilizar en muchos contextos, pero en términos generales ayudan mucho a que las personas que se conocen poco tengan la posibilidad de iniciar un primer acercamiento en un contexto divertido y de respeto. Es necesario decir que no solamente sirven para que las personas se acerquen por primera vez, sino que también permiten bajar el nivel de tensión que puede estar presente en un equipo o grupo que se enfrenta a condiciones complejas o retadoras. 

Algunos de los momentos en donde las técnicas rompe hielo funcionan mejor son:

  1. Los participantes proceden de entornos diferentes.
  2. Su equipo está recién formado.
  3. Las personas necesitan establecer un vínculo rápido para trabajar en pos de un objetivo común.
  4. Los temas que se discuten son nuevos o desconocidos para muchas personas.
  5. Como facilitador o líder, necesitas conocer a los participantes y que ellos te conozcan.
  6. Están por ingresar a una reunión “pesada” y necesita bajar el nivel de tensión que hay en el ambiente. 
  7. Volver a reconectar con personas que no vemos hace mucho tiempo.

El para qué y el para quién

Cuando elegimos una dinámica rompe hielo debemos preguntarnos ¿para qué la queremos?  Y ¿Cuáles son las características de las personas que participarán en la sesión? 

Por ejemplo si reúne a personas de diferentes orígenes, culturas y perspectivas para trabajar en un mismo equipo, el objetivo puede estar vinculado a dar a conocer las distintas percepciones de las personas y a propiciar espacios multiculturales y de enriquecimiento conjunto.

Tendrá que manejar estas diferencias con sensibilidad. Concéntrese sólo en lo que es importante para su objetivo. Recuerde que lo que quiere es romper el hielo para posteriores intervenciones más profundas, no pretenda resolver problemas complejos en este nivel de intervención. 

Tener claro el objetivo

Una vez que haya establecido a quien va dirigida la dinámica o sesión rompe hielo,  el siguiente paso es aclarar los objetivos específicos de su sesión.

Por ejemplo, puede ser que el objetivo específico para su sesión rompe hielo sea : Establecer un entorno de trabajo productivo en la reunión de planificación estratégica de hoy, la cual durará 8 horas y en donde espero una buena participación de todos los implicados, independientemente de su nivel o función en la organización.

Con los objetivos claros, puedes empezar a diseñar la sesión. Lo primero es preguntarse como la dinámica va a aportar al logro del objetivo principal. Para esto puede plantearse preguntas tales como:

¿Cómo se sentirá la gente cómoda para contribuir?

¿Cómo establecerá la igualdad de condiciones para las personas con diferentes niveles y puestos de trabajo?

¿Cómo creará un sentido común de propósito?”.

¿Ayudará esta sesión a que las personas se sientan cómodas, a que se establezcan condiciones equitativas, etc.?

Tipos de dinámicas rompe hielo

Presentarse o Introducir a las personas:

Se utilizan para presentar a los participantes y facilitar la conversación entre ellos. Son los rompe hielos clásicos que permiten un primer paso para que los participantes se conozcan y avancen en el establecimiento de confianza.

  1. ¡No sabías esto de mí!: Pida a los participantes que compartan su nombre y función en la organización, antigüedad y un hecho poco conocido sobre ellos mismos. Este “hecho poco conocido” les permite a las personas presentar facetas poco exploradas que pueden generar asombro o también permite la creación de lazos a partir de la identificación con los demás. Por ejemplo, hay personas que se sorprenden de saber que otro compañero de equipo colecciona comics al igual que ellos, y esto propicia temas de conversación a futuro. 
  2. Verdadero o falso: pida a sus participantes que se presenten y hagan tres o cuatro afirmaciones sobre ellos mismos, una de las cuales es falsa. A continuación, pida al resto del grupo que vote cuál es la falsa.
  3. Entrevistas: pide a los participantes que se pongan de dos en dos. Cada persona entrevista a su compañero durante un tiempo determinado mientras están emparejados. Cuando el grupo vuelva a reunirse, cada persona presentará a su entrevistado al resto del grupo.

Introducción al trabajo en equipo:

  1. Tejiendo redes: se centra en cómo las personas del grupo se interrelacionan y dependen unas de otras. El facilitador de la dinámica comienza con un ovillo de hilo. Manteniendo un extremo, pasa el ovillo a uno de los participantes, esta persona debe presentarse y contar su papel en la organización. Una vez que esta persona ha hecho su presentación, debe pasar el ovillo a otra persona del grupo. La persona que entrega el ovillo debe describir cómo se relaciona (o espera relacionarse) con la otra persona. El proceso continúa hasta que todos se presentan.
  2.  Esperanza, temores y expectativas: Agrupa a las personas de dos en dos o de tres en tres y pídeles que hablen de sus expectativas para el equipo y para los retos que tienen en los siguientes 12 meses, pídales que también hablen de sus miedos y de sus esperanzas. Una vez que concluyan la fase de conversación, pídales a dos o tres parejas que presenten frente al resto del grupo parte de lo conversado. También puede pedir comentarios o resonancias en torno a lo que se presenta. 
  3. Lluvia de ideas: la lluvia de ideas puede servir para romper el hielo o para que un equipo conecte en torno a una temática o reto que tienen por delante. Con una lluvia de ideas se puede cambiar el ritmo de una sesión que se encuentra muy paralizada o en la que los asistentes no se conectan adecuadamente

La frase popular “lo que bien comienza, bien termina” confirma la importancia de utilizar actividades rompe hielo como una forma de disponer el ambiente correcto para que surja la confianza y la buena comunicación en un ámbito grupal.

Recomendación Literaria

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Top